La factura eléctrica es uno de los principales gastos que tiene que afrontar un hogar. Como expertos en el cambio de caldera en la Comunidad de Madrid, recomendamos a nuestros clientes que opten por los equipos de biomasa si buscan conseguir un ahorro energético notable. Y, además, contribuir a mantener la sostenibilidad del medio ambiente. Las calderas de este tipo poseen un alto rendimiento energético, de entre el 85% y el 92%. Por ejemplo, se calcula que dos kilos de pellets tienen la misma capacidad calorífica que un litro de gasoil o un metro cúbico de gas. Asimismo, es indudable que el coste de la biomasa es mucho menor que el de los combustibles fósiles.

Además, el precio de la biomasa es estable y no depende del precio del barril de crudo Brent, referencia que se utiliza en Europa para establecer los costes del petróleo. Tomemos un dato como ejemplo. Según los datos publicados por el Ministerio de Industria, el precio del litro de gasoil el pasado mes de octubre ascendió a 1,088 euros. Por su parte, el kilo de pellets costaba 23 céntimos. Este ahorra en la factura energética compensa con creces la inversión inicial, para la que además existen ayudas autonómicas.

Pero los beneficios de las calderas de biomasa no sólo son económicos. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) considera que esta clase de equipos son más seguros. ¿El motivo? Porque el combustible con el que se alimentan presenta un riesgo bajo de explosión y de provocar emisiones tóxicas. Asimismo, las calderas de biomasa son muy sencillas de manejar. Tampoco precisan de un mantenimiento excesivo. Basta con que el usuario retire las cenizas producidas dos o tres veces a lo largo de la temporada. Luego, estos desechos pueden utilizarse como abono vegetal.

En Eficiencia Bioclimática también recomendamos las calderas de biomasa porque tienen una larga vida útil y contribuyen al confort de un hogar, no sólo por su capacidad calorífica, sino porque son casi silenciosas. No generar ruidos al no precisar de un quemador que insufle aire a presión para pulverizar le combustible, como ocurre con las calderas de gasoil. Si está pensando en realizar un cambio de caldera en la Comunidad de Madrid, puede optar por una caldera de biomasa, dado las muchas ventajas que aporta, y, además, beneficiarse de la ayuda que ofrece el Gobierno autonómico.